COMER MÁS GRASAS ES REALMENTE MÁS SALUDABLE?? ana contigo

Hola amigos que tal? Bienvenidos a mi canal Ana CONTIGO

En los anteriores videos hemos venido hablando sobre protocolos de alimentación y dietas

como la cetogénica, la low carb o baja en hidratos y sobre el ayuno intermitente y es

que durante décadas las grasas saturadas y el colesterol han sido responsabilizados

de los problemas cardiovasculares, sin embargo las investigaciones ya señalan reiteradamente

que los verdaderos enemigos de la salud son otros: las grasas trans hidrogenadas y semi

hidrogenadas que están presentes en la mayoría de los alimentos procesados y el dulce enemigo,

el azúcar.

El exceso de azúcares y carbohidratos en

general sobre todo del tipo refinados que al final igual que el azúcar simple se transforman

en azúcar en el organismo producen los consabidos picos de insulina como mecanismo del cuerpo

para bajar la elevación de la glucemia que se ha elevado en la sangre lo que en el tiempo

y sin que lo percibas inicialmente va provocando importantes problemas de salud del tipo metabólicos,

síndrome metabólico , resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, obesidad, inflamación. Conforme se fue creando el mito y se fueron

evitando las grasas sobre todo las saturadas y el colesterol, la industria alimentaria

optó por utilizar azúcar y las grasas trans en sus productos dando origen y prevalencia

en aumento en la aparición de este tipo de enfermedades que antes no se veían con tanta

frecuencia y lo más triste es que cuando aparecían lo hacían sobre todo en la población

adulta, sin embargo hoy vemos como cada vez más niños y adolescentes ya padecen de estos

problemas crónicos que junto con el sedentarismo se han convertido en un verdadero problema

de salud pública.

Nuestro cuerpo necesita el colesterol, es

fundamental para su funcionamiento óptimo, construye membranas celulares, interactúa

con las proteínas que se encuentran dentro de las células y es muy importante para la

salud de nuestro cerebro, de nuestros niveles hormonales, para bajar el riesgo de enfermedades

cardíacas y más. Nuestro cuerpo, para funcionar adecuadamente,

también necesita de las grasas saludables que provienen de los alimentos enteros tanto

de origen animal como de origen vegetal, de hecho hay especialistas que sostienen que

deberían representar entre el 50 y el 85% de nuestra energía total debido a que tienen

muchos beneficios para la salud: Construyen membranas celulares, hormonas y

otras substancias parecidas a las hormonas.

Las vitaminas A, D, E y K son liposolubles,

es decir que necesitan la grasa que se obtiene de forma natural en los alimentos de origen

animal junto con las vitaminas para poder ser absorbidas. Convierten los carotenos de los alimentos

en vitamina A; Ayudan a la absorción de minerales como el

calcio; Actúan como antivirales como es el caso del

ácido caprílico que contiene por ejemplo el aceite de coco;

Ayudan a bajar el colesterol cuando está en niveles desajustados,

Son un combustible óptimo para nuestro cerebro Como ofrecen mucha saciedad son un gran aliado

en la pérdida de peso. Es mucho menos probable que comas en exceso

si llevas una alimentación alta en grasas en comparación con un alta en carbohidratos

de hecho lo más probable es que este tipo de alimentación o dieta te lleve a la adicción

a los carbohidratos, acá abajo te dejo un video relacionado en donde te explica muy

bien cómo se produce la Adicción a los Hidratos y Cómo puedes eliminarla, no te lo pierdas.

La mayoría de las personas que constantemente

se quejan de que siempre tienen hambre probablemente consumen demasiados carbohidratos y no suficientes

grasas. Cuando llevas una alimentación alta en carbohidratos

además de producirse la adicción a los carbohidratos, si se consumen durante mucho tiempo se bloquea

la capacidad del cuerpo para quemar grasa, lo que significa que toda la grasa corporal

permanece en el mismo lugar y se te va acumulando porque nunca la llegas a emplear como combustible

debido a que tu cuerpo siempre va a optar como primera opción los hidratos de tu dieta. Uno de los beneficios que tiene el cambiar

una alimentación alta en carbohidratos por otra alta en grasas es que eventualmente vas

a recuperar la flexibilidad metabólica que te va a permitir ser más eficiente quemando

ambos tipos de combustible, tanto las grasas como el azúcar del cuerpo y esto resuelve

la mayoría de los problemas; el hambre y su ciclo de comer en exceso, aumento de peso,

inflamación y otros procesos de enfermedades relacionadas que van minando y mermando tu

salud.

Por esto es que he venido recomendando las

dietas bajas en carbohidratos; si no has visto los videos acá abajo te los dejo: dieta Baja

en Hidratos, Dieta Cetogénica que viene siendo un paso más avanzado junto con el Ayuno Intermitente

que potencia sus efectos saludables. Por ejemplo llevar una alimentación cetogénica

cíclica es muy efectivo para recuperar esta flexibilidad metabólica, bajar la glucemia

y mejorar la sensibilidad a la insulina. El componente cíclico en la alimentación

es una diferencia sustancial en nuestro tema de hoy ya que si estás constantemente en

cetosis, pierdes esta flexibilidad metabólica Llevar una alimentación que le permita a

tu cuerpo quemar grasa como principal fuente de energía en lugar de los azúcares lo convertirá

en un quemador de grasa eficiente pero es necesario bajar el consumo de carbohidratos

de manera importante y subir el de grasas manteniendo las proteínas hasta completar

la cantidad de calorías totales que requiere tu metabolismo basal más tu gasto calórico.

En esencia una alternativa es que una vez

que ya estés adaptado o adaptada a la cetosis puedes reiniciar el consumo de carbohidratos

saludables no refinados en el día o puedes incorporarlos sólo en los días de la semana

en los que haces más gasto calórico o por ejemplo cuando realizas los entrenamientos

de fuerza. Este tipo de alimentación cíclica en donde

limitas muchísimo los hidratos de carbono y subes las grasas y luego vuelves a incorporar

los hidratos proporciona beneficios importantes: Pérdida de peso

Perder peso y/o mejorar el control del peso se vuelve sumamente fácil al reequilibrar

la química de su cuerpo. Los estudios han demostrado que una alimentación

cetogénica puede duplicar la pérdida de peso en comparación con una dieta baja en

grasas. Reduce la inflamación

Cuando quemas grasa como combustible, se liberan menos especies reactivas de oxígeno y radicales

libres secundarios que cuando quemas azúcar por lo que las cetonas que se producen reducen

eficazmente las respuestas inflamatorias.

Reduce el riesgo de cáncer

Aunque todas las células incluyendo a las cancerígenas pueden utilizar la glucosa como

combustible, las células cancerígenas carecen de la flexibilidad metabólica necesaria para

usar cetonas, mientras que las células normales progresan con estas grasas. Una vez que el cuerpo entra en un estado de

cetosis nutricional, las células cancerígenas son más susceptibles a ser eliminadas por

tu cuerpo a través de un proceso que se conoce como autofagia de tal manera que una alimentación

cetogénica cíclica puede ser una herramienta fundamental y esencial que puede integrarse

en el tratamiento de casi todos los tipos de cáncer. Aumento de la masa muscular

Las cetonas en un proceso de cetosis cíclico ahorran aminoácidos de cadena ramificada,

favoreciendo así el crecimiento de la masa muscular. Este tipo de dieta de alimentación protege

mucho más la masa muscular que cualquier tipo de dieta tradicional. Reduce los niveles de insulina

Mantener un bajo nivel de insulina ayuda a prevenir la resistencia a la insulina, diabetes

tipo 2 y otras enfermedades relacionadas.

Las investigaciones han demostrado que las

personas con diabetes que llevan una alimentación cetogénica baja en carbohidratos pueden reducir

significativamente su dependencia a los medicamentos para la diabetes e incluso pueden revertir

la afección. Disminuir la resistencia a la insulina también

reducirá el riesgo de Alzheimer. Las investigaciones recientes han enfatizado

el vínculo entre la resistencia a la insulina y la demencia, sobre todo entre aquellos con

alguna cardiopatía existente. Por supuesto ya hemos dicho en anteriores

videos que este tipo de personas necesitan de una orientación especialista médica así

como si presentan cualquier tipo de problema de salud.

Claridad mental

Una de las primeras cosas que las personas notan una vez que comienzan a quemar grasa

como combustible, es que inesperadamente pueden pensar con más claridad y esto es porque

las cetonas son uno de los combustibles preferidos de nuestro cerebro. Mayor longevidad

Una de las razones por las que podemos sobrevivir durante muchos días sin comer es debido al

proceso de la cetosis que evita la degradación de las proteínas. Asimismo, las cetonas imitan las propiedades

extensibles de la restricción calórica en ayunas, que entre otras cosas, mejora el metabolismo

de la glucosa; reduce la inflamación; suprime el mal funcionamiento de las células inmunológicas;

regenera y participa en el rejuvenecimiento celular/intracelular, aumenta la producción

de la hormona del crecimiento que es un actor fundamental en el envejecimiento acelerado.

Como ven el mito de que comer grasas y tener

colesterol es malo hay que verlo en su contexto real y según las características y condición

de salud de cada individuo, no hay una solución general y mágica para todos y más aún si

eres una persona con alguna condición médica, siempre debes consultar con tu médico especialista

“actualizado” y ver cómo se pueden adaptar estas estrategias a tu situación de salud

personal. Los espero en una próxima oportunidad, un

gran abrazo, Ciao..

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!