Cómo hacer aceite de orégano casero

El orégano es una de las hierbas culinarias que más utilizamos para aromatizar y aportar sabor a muchos de los platos que preparamos. Pero, ¿sabías que además es una planta con muchísimos beneficios para la salud? Así es, y desde un punto de vista terapéutico, toma especial protagonismo el aceite de orégano, un líquido amarillento obtenido a partir de la maceración de las hojas de orégano que puede emplearse con múltiples fines medicinales, pues cuenta con propiedades antioxidantes, antibacterianas, antimicóticas, antiinflamatorias, desinfectantes, antienvejecimiento, etc. Si quieres descubrir cuáles son todos sus beneficios con detalle y cómo hacer aceite de orégano casero paso a paso para que puedas utilizarlo siempre que quieras, presta atención a las siguientes líneas de este artículo de unCOMO.

Propiedades del aceite de orégano

El aceite de orégano es un líquido muy rico en vitaminas A, B, C y E y minerales, como el calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc. Gracias a todos estos componentes, no solo se puede disfrutar de el a nivel culinario, sino que tiene muchísimas propiedades beneficiosas para la salud del organismo, tanto a nivel externo como interno. A continuación, detallamos cuáles son las principales propiedades del aceite de orégano:

  • Es un gran antibiótico natural debido principalmente a su contenido en carvacrol. Esta propiedad lo convierte en un remedio excelente para luchar contra bacterias, hongos u otros microorganismos que comprometan la salud del organismo.
  • Combate infecciones y ayuda a reforzar el sistema inmunológico.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias muy potentes, por lo que ayuda a aliviar los dolores musculares y/o articulares.
  • Es muy útil para luchar contra el mal aliento y otros problemas bucales, tales como las úlceras o las ampollas en la boca o los problemas de encías.
  • Es antioxidante y, por ello, actúa eficazmente contra la acción nociva de los radicales libres y es capaz de ayudar a prevenir el cáncer y el envejecimiento.
  • Mejora el proceso de la digestión al estimular el flujo de bilis hacia los órganos implicados en la digestión.
  • Actúa de manera positiva sobre el sistema nervioso y ayuda a regular el estado de ánimo y a disminuir el estrés.
  • Es beneficioso para las mujeres con menstruaciones irregulares y también para aliviar los síntomas asociados a la menopausia.
  • Su contenido en carvacrol también permite atacar la grasa localizada y favorece la pérdida de peso.
  • Ayuda a aliviar el malestar provocado por un resfriado y a calmar síntomas como la tos y el dolor de garganta.
  • Trata naturalmente el acné y las espinillas debido también a sus propiedades antibacterianas y antibióticas.

En el siguiente artículo puedes descubrir más propiedades y beneficios del orégano.

Cómo hacer aceite de orégano seco paso a paso

Si deseas aprovecharte de todos las propiedades anteriores, puedes hacer aceite de orégano casero y emplearlo siempre que lo necesites. Para empezar, debes reunir los siguientes ingredientes y materiales:

  • 1/2 taza de hojas de orégano.
  • 1/2 taza de aceite de oliva, de girasol, de almendras o de semillas de uva. Puedes elegir el aceite que prefieras.
  • un frasco de cristal oscuro con tapa.

Preparación del aceite de orégano

  1. Lava las hojas de orégano y deja que se sequen.
  2. Coloca las hojas de orégano en un recipiente y machácalas con la ayuda de un mazo de mortero para que así desprendan todos sus aceites naturales.
  3. En otro recipiente calienta un poco el aceite que hayas seleccionado, ya sea el de oliva, el de almendras u otro. Puedes hacerlo durante unos segundos en el microondas, lo importante es que el aceite no llegue a hervir.
  4. A continuación, vierte en el frasco de cristal el aceite que acabas de calentar y las hojas de orégano machacadas, incluidos loas aceites que han soltado. Tapa el frasco y muévelo enérgicamente de arriba a abajo para que ambos ingredientes se integren uno con el otro.
  5. Coloca el frasco en un lugar fresco, seco, libre de humedades y alejado de la luz directa del sol. Debes dejar que macere en ese lugar durante al menos unas 2 semanas antes de utilizarlo.
  6. Pasado ese tiempo, solo tendrás que colar el contenido del frasco y ya podrás empezar a usar el aceite de orégano como producto terapéutico y medicinal de forma habitual.

Usos medicinales del aceite de orégano

Como ya hemos podido comprobar en el primer apartado, los beneficios del aceite de orégano para la salud son diversos, por lo que sus usos medicinales también. Seguidamente, te mostramos cómo usar el aceite de orégano correctamente según la condición o afección que necesites tratar:

  • Para dolores musculares o articulares: dar un suave masaje sobre la zona con dolor aplicando un poco de aceite de orégano.
  • Para dolores reumáticos: mezclar 3 partes de aceite de orégano con 1 parte de aceite de almendras y realizar, con la preparación, un masaje circular sobre la zona con dolor.
  • Para dolores de muelas: verter 2 gotas del aceite en una gasa y frotar sobre la pieza dental afectada. Descubre en el siguiente artículo otros remedios caseros para aliviar el dolor de muelas.
  • Para infecciones por hongos o bacterianas: diluir 3 gotas en 1 vaso de agua y beber.
  • Para resfriados, congestión nasal o irritación de garganta: se puede exhalar la fragancia del aceite de orégano o diluir unas 2 gotas en 1 vaso de agua y beber.
  • Para desinfectar las manos: diluir 10 gotas de aceite de orégano en 2 cucharadas de aceite de coco y utilizar la mezcla para desinfectar las manos y mantenerlas alejadas de agentes infecciosos.

Aceite de orégano: contraindicaciones y efectos secundarios

No obstante, antes de hacer aceite de orégano casero, es importante que te asegures de que su utilización no será contraproducente para tu salud, y es que su empleo está contraindicado en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • Personas con alergia o hipersensibilidad al orégano.
  • Pacientes que están tomando medicamentos anticoagulantes, ya que este aceite podría actuar como diluyente de la sangre y causar complicaciones.
  • Niños menores de 12 años.

Aunque se trata de un producto caseros si se emplea o se consume en las dosis recomendadas, es importante señalar que dosis de aceite de orégano muy excesivas pueden conllevar ciertos efectos secundarios como agitación, nerviosismo, palpitaciones, somnolencia, reacciones alérgica o erupciones cutáneas, etc.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer aceite de orégano casero – propiedades y receta, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Source link

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!