Hacer ejercicio sin dieta es un error

«Si me mato en el gimnasio puedo comer lo que quiera» o «mientras salga a correr, tendré el peso controlado». ¿Has pensado alguna vez cosas similares a estas? ¿Crees que vigilar la alimentación es algo secundario si cumples con el ejercicio?

Lamentamos decirte que estás en un error. Si lo que quieres es adelgazar, escriben en Xataka, tendrás que estar atento a lo que comes por mucho que vayas al gimnasio prácticamente todos los días. Por desgracia para todos, a la hora de adelgazar no existen los atajos.

Para adelgazar necesitas un déficit calórico

Para entender por qué no es suficiente con hacer ejercicio tenemos que empezar explicando lo más básico a la hora de adelgazar: necesitas conseguir un déficit calórico.

Nuestro cuerpo obtiene la energía que necesita de los alimentos que consume, y cuando consume más energía de la que gasta, la almacena en forma de tejido graso en previsión de tiempos de escasez, cuando ingiera menos de la que necesite.

Así que si quieres adelgazar debes conseguir que tu cuerpo recurra a esas reservas de grasa, ingiriendo menos calorías de las que gastas. Todas las dietas, tanto las que funcionan a largo plazo como las que se promocionan como dietas milagro, se basan en este principio. La diferencia es cómo se consigue ese déficit calórico y cómo de fácil resulta evitar el efecto yoyo (recuperar rápidamente todo lo perdido).

Rápidos ingiriendo calorías, lentos quemándolas

Teniendo lo anterior en cuenta, podrías pensar que tienes suficiente con aumentar la cantidad de ejercicio físico que haces. Así quemarías más calorías y podrías conseguir ese déficit calórico que te hará adelgazar, ¿verdad?

Pues sí en la teoría, pero en la práctica esto es realmente difícil de conseguir por la siguiente razón: tras miles de años de evolución, la mayor parte de ella con escasez de alimentos calóricos a nuestro alcance, nuestro cuerpo ha desarrollado un verdadero talento a la hora de detectar, disfrutar y procesar con rapidez los alimentos con una alta densidad calórica y para quemar con lentitud esas mismas calorías.

Desde un punto de vista meramente técnico, nuestro cuerpo es en ese sentido una máquina enormemente eficiente. El problema es que en un mundo en el que las calorías ya no escasean, sino que nos sobran, esa eficacia juega en nuestra contra, y es difícil mantener un peso saludable incidiendo solamente en la parte del ejercicio físico y descuidando la alimentación.

Lo que tendrías que correr para quemar estas calorías

La Royal Society for Public Health británica publicaba hace ahora un año una tabla en la que recogía cuánto ejercicio hace falta para quemar determinados alimentos poco saludables. La acopiamos aquí, traducida al español, para que te hagas una idea del desequilibrio entre calorías que entran al comer y las que salen al hacer ejercicio.

Ten en cuenta siempre que hay más factores que influyen en el ritmo al que tu cuerpo quema calorías, como el porcentaje de masa muscular o el estado físico de cada uno. Esto es especialmente relevante en el ejercicio aeróbico, al que el cuerpo se termina acostumbrando y cada vez hay que hacer más tiempo del mismo ejercicio para quemar las mismas calorías.

Alimento poco saludable Número aproximado de calorías Tiempo para quemarlas caminando a buen ritmo Tiempo para quemarlas corriendo a trote tranquilo
Refresco azucarado 138 26 minutos 13 minutos
Chocolatina estándar 229 42 minutos 22 minutos
Sandwich de máquina de vending (de bacon y queso) 445 1 hora y 22 minutos 42 minutos
Un cuarto de pizza familiar 449 1 hora y 23 minutos 43 minutos
Un café-batido mediano 290 53 minutos 28 minutos
Paquete de patatas fritas o aperitivo similar 171 31 minutos 16 minutos
50 gramos de cacahuetes asados y condimentados 296 54 minutos 28 minutos
Bollería industrial azucarada 420 1 hora y 17 minutos 44 minutos
Bol de cereales de desayuno 172 31 minutos 16 minutos
Bollería tipo muffin 265 48 minutos 25 minutos

¿Y si haces otros deportes?

Quizá ni correr ni caminar sean lo tuyo. Entonces, ¿cuántas calorías gastas haciendo tu deporte favorito? La Clínica Mayo publicó en octubre de 2017 una recopilación con esta información, calculando el número de calorías por deporte poniendo como sujeto medio a una mujer de 76 kilos y un hombre de 88.

Deporte Mujer (76 kg) Hombre (88 kg)
Bailes de salón 219 calorías/hora 273 calorías/hora
Ciclismo lento (16 km/h) 256 calorías/hora 319 calorías/hora
Golf 314 calorías/hora 391 calorías/hora
Trotar en la elíptica 365 calorías/hora 455 calorías/hora
Nadar (intensidad moderada) 423 calorías/hora 501 calorías/hora
Nadar (intensidad alta) 715 calorías/hora 892 calorías/hora
Máquina de remo 438 calorías/hora 546 calorías/hora
Baloncesto 584 calorías/hora 728 calorías/hora
Tenis 584 calorías/hora 728 calorías/hora
Senderismo 438 calorías/hora 546 calorías/hora
Subir escaleras 657 calorías/hora 819 calorías/hora
Fútbol 752 calorías/hora 937 calorías/hora
Saltar a la cuerda 861 calorías/hora 1.074 calorías/hora

Ejercicio sin dieta, mala solución

Si echas un vistazo a ambas tablas te darás cuenta de por qué intentar perder peso confiando exclusivamente en el ejercicio sin prestar ninguna atención a la dieta no es una gran idea: si eres mujer, necesitas más de una hora de elíptica para compensar un cuarto de pizza, y nadar más de una hora a intensidad moderada para quemar un bollo, y si eres hombre, las cifras están un poco más de tu lado, pero también es más probable que hayas consumido raciones más grandes.

Además de poco eficaz, esta forma de enfocar el ejercicio físico puede terminar quitándole toda la diversión al convertirlo en un mecanismo de compensación, como una forma de expiar las culpas de lo que comemos. Igualmente, la comida insana puede verse como un premio que nos damos tras hacer deporte, allanando el camino para un posible desorden alimenticio.

Por eficacia a la hora de bajar de peso y también como una forma de disfrutar mucho más del proceso, resulta mucho más conveniente un enfoque combinado de ejercicio y dieta, entendiendo la dieta no como un menú restrictivo que te diga qué debes comer en cada momento, sino como una forma de mejorar los hábitos alimenticios reduciendo y eliminando los alimentos ultraprocesados, los que llevan azúcares añadidos, los que tienen un alto contenido en sal y los que emplean harinas y grasas de mala calidad.

Al reducir esos alimentos, reduciremos las calorías que ingerimos, especialmente aquellas que no nos aportan nutrientes beneficiosos, y combinándolo con el ejercicio se produce ese déficit calórico del que hablábamos al principio y que es, de hecho, el único método real para quemar grasas.

Fuente: El Territorio

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!