La odontología y el embarazo

En el embarazo las mujeres sufren diferentes cambios, mucho de ellos se relacionan con sus hormonas. Algunas de estas modificaciones también se generan en su boca. Una de las patologías dentales más comunes en las mujeres que se encuentran en la etapa de gestación es la gingivitis o enfermedad de las encías.

La gingivitis es una inflamación de las encías que en ocasiones provoca el sangrado intermitente y, también, puede generar dolor. En el caso de no tratarse de forma correcta puede provocar la periodontitis. También se puede dar, de manera más frecuente, caries dentales y acidez en la boca. Por todas estas razones es muy importante que los pacientes se encuentren en contacto con el dentista.

Una de las dudas más frecuentes de las embarazadas es si pueden o no recibir un tratamiento odontológico. Sin lugar a dudas la respuesta es si. Las mujeres embarazadas pueden ser atendidas en cualquier momento del embarazo, si bien es cierto que lo más aconsejable es hacerlo durante el segundo trimestre.

En el segundo trimestre del embarazo el organismo de las mujeres es más estable, además de no tener un vientre tan grande que le genere molestias al sentarse en el sillón dental. Otro punto importante para tener en cuenta es que durante los primeros meses de gestación la mujer embarazada deberá evitar la ingesta de fármacos, ya que algunos de ellos podrían afectar de manera directa al desarrollo del bebé.

En relación a las radiografías que se deberán realizar podemos señalar que tampoco son recomendadas durante el primer trimestre.

Un punto muy importante que no debemos pasar por alto es la higiene bucal. Los expertos en la materia consideran que durante el embarazo la mujer deberá seguir con su rutina habitual. Será necesario cepillarse los dientes después de cada comida, emplear hilo dental para eliminar los restos de comida que podrían quedar entre los dientes y emplear enjuagues bucales que sean recetados por el dentista. Para eliminar las bacteria presentes en la boca se podrán ayudar con un limpiador lingual.

Y, por último, recordaremos que las encías de las mujeres embarazadas pueden llegar a ser más sensibles y más susceptibles a inflamarse. Pero la razón de esto no sería el embarazo en sí mismo sino la acumulación de placa bacteriana y el incremento de algunas bacterias, un fenomeno que se da por los cambios en las hormonas, tan típico en ese momento de la vida.

Foto | Pixabay

 

Source link

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!