Todo lo que debe saber sobre la ortodoncia

Las ramas de la odontología tienen nombres extraños, pero con sentido. Solo que las personas que no están familiarizadas con la actividad pueden no entenderlo. Es el caso de la ortodoncia, que es la rama que se especializa en el diagnóstico, prevención y tratamiento de todas estas malposiciones dentales y faciales.

Esto quiere decir que si tienes dientes huecos o apiñados debes acudir a un ortodoncista, que realizará todo lo que esté a su alcance para que las piezas dentales estén en su sitio.

Y no solo es por cuestión de estética (nadie muestra su sonrisa si tiene dientes maltrechos), sino que serán difíciles de mantener limpios y saludables, lo que provoca caries, mal aliento, enfermedades de las encías y pérdida de los dientes.

Además, la posición anormal de la articulación de la mandíbula puede causar chasquidos, jaquecas crónicas y dolores en la cara y el cuello que muchas veces se confunden con migraña u otros problemas.

La ortodoncia busca salud, función y estética para sus pacientes, ya que, cuando se dejan sin atender, estos problemas empeoran, generando maloclusiones que significa “morder mal”, y generalmente están acompañadas de dientes encimados o apiñados, muy separados, sobrantes o faltantes, y salidos.

También se observa el maxilar protruído (salido), mandíbula muy pequeña y la inferior muy saliente.

Todo esto puede ser causado por malos hábitos, chupar uno o más dedos, colocar la lengua entre los dientes, las vías aéreas restringidas por anginas o adenoides, pérdida prematura de los dientes primarios (de leche) o de los permanentes y factores hereditarios.

El tratamiento ortodóntico busca resolver esos problemas bucodentales con el uso de fuerzas biomecánicas y la modificación de la estructura maxilofacial mediante la aplicación de aparatos que regulan esfuerzos para mover y posicionar las piezas dentarias.

Puede durar varios meses, ya que involucra distintas fases en las que se llegan a realizar extracciones, se abren o se cierran espacios y se rotan los dientes sobre distintos ejes para hacer que tomen su lugar y orientación deseados.

Conseguido este objetivo, se inicia la retención, importante etapa que consiste en mantener los dientes en la posición lograda al finalizar el tratamiento de ortodoncia y evitar que las fuerzas biomecánicas naturales provoquen un rebote de las piezas.

Source link

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!