Trucos para aliviar las agujetas

¿Cómo combatir las agujetas tras el ejercicio físico?

La gran pregunta que todos nos hacemos después de practicar deporte es qué hacer para no tener agujetas, pero lo cierto es que ni siquiera los expertos se han puesto de acuerdo en cuál es la mejor solución para conseguirlo.

El dolor muscular, conocido coloquialmente como agujetas, son roturas de microfibras musculares que pueden provocar molestias y tirantez tras un entrenamiento al que el cuerpo todavía no está acostumbrado.

Las agujetas suelen manifestarse entre las 24 y las 72 horas posteriores a la actividad y su intensidad varía en base al ejercicio realizado; si este ha sido de gran potencia el tiempo de recuperación será más largo y las molestias pueden durar hasta tres o cuatro días. Por eso, para saber cómo eliminar las agujetas lo antes posible, lo primero que debemos hacer es identificarlas correctamente.

Así pues, debemos saber que el dolor muscular se presenta en forma de rigidez, hinchazón, disminución del movimiento articular y pérdida de fuerza en la zona afectada, además de una sensibilidad aumentada en la zona ejercitada.

No hay que preocuparse

A pesar de que el dolor puede ser muy intenso, las agujetas no son un síntoma por el que preocuparse, sino la respuesta del cuerpo a un esfuerzo al que no está acostumbrado. Se debe tener en cuenta que, a pesar de que las agujetas son más comunes en personas que acaban de comenzar a hacer ejercicio, puede padecerlas cualquier persona que haya aumentado drásticamente la duración o la intensidad de su rutina de ejercicios. De la misma manera no todas las personas las sufren de igual modo, ya que dependiendo del estado del cuerpo y del deporte que se practique los síntomas pueden variar.

Hoy en día todavía no sabemos cómo quitar las agujetas en 5 minutos y tampoco existe la fórmula mágica para su prevención o tratamiento a pesar de que cada vez hay más investigaciones al respecto. No obstante, sí disponemos de algunas pautas que nos pueden ayudar a descubrir cómo evitarlas y combatirlas.

¿Qué hacer contra las agujetas?

La manera más eficiente de evitar las agujetas es la prevención. Aunque en muchas ocasiones, cuando el cuerpo no está preparado, es muy difícil evitar su aparición, hay algunas directrices que nos permitirán tener mayor control sobre nuestro cuerpo y poder así evitar dolores musculares.

  1. Calentamiento previo: es importante activar los músculos antes de ejercer demasiada presión sobre ellos. Si movilizas las articulaciones antes del entreno los músculos se irán adaptando progresivamente a las distintas fuerzas que se ejercen sobre él.
  2. Actividad progresiva: el cuerpo tiene un periodo de adaptación, por eso se debe seguir un principio de progresión, tanto de duración como de intensidad, para que el cuerpo se acostumbre al esfuerzo.
  3. Estirar: los músculos también tienen que volver a la normalidad de forma progresiva y los estiramientos suaves mejoran la recuperación muscular.
  4. Hidratación y nutrición: beber y nutrirse tras el entrenamiento facilita la reposición del glucógeno muscular. Es recomendable comer alimentos ricos en hidratos de carbono para evitar agujetas.
  5. Regla del 10%: es la que mejores resultados ha obtenido para evitar las agujetas. Se trata de iniciar nuevos ejercicios poco a poco, aumentando el tiempo y la intensidad un 10% cada semana hasta que el cuerpo se adapte por completo al esfuerzo.

¿Cómo aliviar las agujetas?

Aunque no se conoce ningún remedio milagroso que revele cómo calmar las agujetas, existen algunos trucos para intentar aliviar los síntomas:

  1. Ejercicio suave: los músculos estresados tienden a endurecerse, lo que puede acentuar el dolor. Practicar ejercicio aeróbico suave aumenta el flujo sanguíneo y disminuye el dolor muscular.
  2. Masajes: otra forma de aliviar el dolor es masajear suavemente la zona dolorida un par de veces al día. Utilizar BIOSPORTY en el masaje te ayudará a obtener mejores resultados. Así, se reducirá la tensión de los músculos y por lo tanto el dolor disminuirá.
  3. Tratamiento de contraste: del mismo modo que ocurre con otras lesiones e inflamaciones, alternar la aplicación de frío y calor puede suavizar el dolor. Se puede tratar con hielo o compresas frías o con baños de agua caliente y fría consecutivamente.
  4. Antiinflamatorios: cuando el dolor es fuerte se pueden aplicar cremas con propiedades antiinflamatorias como BIOSPORTY, que alivian dolores y ayudan a la recuperación.
  5. Descanso: si el dolor de agujetas es extremadamente alto, lo más recomendable es frenar la actividad física y centrarse en el descanso de los músculos.

Falsos mitos

Saber qué es bueno para las agujetas no es fácil; en cambio, conocer lo que no tenemos que consumir es mucho más sencillo. Durante años nos han dicho no solo cómo quitar las agujetas con remedios caseros, sino también qué tomar para las agujetas, pero muchos de estos consejos se deben a costumbres que pasaron a lo largo del tiempo. Desvelemos algunos de los falsos mitos sobre las agujetas:

  1. Producto del ácido láctico: la gran teoría que sostenía que las agujetas son el resultado de la cristalización del ácido láctico producido durante la actividad metabólica en las células musculares fue desmontada ya hace años. Pero la solución que se proponía a este problema ha llegado hasta nuestros días: tomar un vaso de agua con azúcar.
  2. Vaso de agua con azúcar: se pensaba que el azúcar ayudaba a disolver los cristales del ácido láctico causantes del dolor, por eso el vaso de agua con azúcar ha sido un remedio casero para combatir las agujetas durante muchos años, pero lo cierto es que no hace ningún tipo de efecto.
  3. Sales de frutas y bicarbonato: al igual que el vaso con agua y azúcar, nunca se ha llegado a comprobar que estos elementos ayuden a aliviar el dolor y mucho menos a combatirlo.
  4. Las agujetas aparecen porque se ha entrenado bien: aunque sirva de consuelo, tener agujetas no significa necesariamente que se haya hecho un buen entrenamiento, simplemente es un indicador de que se ha llevado al extremo el cuerpo y este está reaccionando.
  5. Realizar más ejercicio: practicar deporte al día siguiente de sufrir una micro lesión muscular no es buena idea, ya que puede empeorar la situación. Es recomendable reposar hasta que el dolor cese para que se recuperen las zonas afectadas y cuando se pueda volver a la actividad, aumentar la intensidad del entrenamiento gradualmente, como ya se ha apuntado anteriormente.

Es importante tener en cuenta que todos estos consejos tienen la finalidad de devolver los músculos a su estado natural, ya que, como hemos repasado a lo largo de este post, no existe un truco que descubra cómo eliminar las agujetas por completo. Por eso, debemos tener presente que no se debe sobrepasar los límites del cuerpo y que es recomendable adaptar el ejercicio al estado del mismo.

Habitualmente, el dolor causado por las agujetas alcanza su pico máximo de dolor entre las 48 y las 72 horas siguientes a la actividad física y desaparece entre los cuatro y siete días desde el inicio del ejercicio. Si no es así y el dolor persiste, desde BIOSPORTY recomendamos realizar una consulta médica, por si hubiese alguna dolencia no detectada.

Fuente: BioSporty

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!