Cómo tratar la estenosis lumbar – te lo contamos

La estenosis lumbar es una afección bastante común. De hecho, es habitual que se padezca en algún momento a lo largo de la vida, sobre todo conforme se van cumpliendo años. Sus síntomas son muy parecidos a los de una ciática, aunque nada tiene que ver en realidad con esta enfermedad.

Para que sepas reconocerla y cómo tratar la estenosis lumbar, en unCOMO te vamos a dar una serie de consejos y de pautas para que te sientas bien y no tengas que detener tu día a día por las molestias originadas por esta patología.

Qué es la estenosis lumbar

Lo primero que debemos aclarar es qué es la estenosis raquídea lumbar, que se conoce comúnmente como estenosis lumbar. Se trata de una compresión o estrangulamiento de las raíces de los nervios espinales, que están en la parte baja de la espalda. Esto se produce por varias causas:

  • Por el paso de los años: la principal de ellas es que, con el paso de los años, las vertebras de la columna se van juntando y, por lo tanto, se presionan los nervios.
  • Problemas en la espalda: también se debe a otros factores como problemas en la espalda con los que se ha podido nacer o que se han ido acentuando por determinadas posturas al estudiar o al trabajar.
  • Hernia discal: en general, este es el motivo más común de todos por los que se produce la estenosis lumbar.

En general, los síntomas más comunes de la estenosis lumbar son el dolor en la zona o el entumecimiento, que se localiza en la parte inferior de la espalda y que baja por las nalgas y piernas. Además, puedes notar una cierta sensación de hormigueo, así como de debilidad o como que las piernas no te sujetan el cuerpo. Estos síntomas frecuentemente se confunden con la ciática, aunque esta última patología se diferencia en que el dolor se irradia hasta el pie.

Tratamiento natural para la estenosis lumbar

La estenosis lumbar puede curarse en muchos casos sin tener que recurrir a la cirugía. De hecho, hay varios tratamientos naturales, que se denominan no invasivos, que son bastante efectivos.

  • Los antiinflamatorios: son los medicamentos que más suele recetar el doctor en estos casos con el fin de que baje la inflamación.
  • Las inyecciones epidurales: son otra de las opciones que puede barajar el médico en función del dolor y de la situación del paciente con estenosis lumbar. Normalmente, estas inyecciones se ponen en el espacio epidural de la espalda y suelen contener esteroides para bajar la inflamación, aparte de tener algún tipo de anestésico local.

Ejercicios para la estenosis lumbar

Otra forma de combatir la estenosis lumbar o bien de prevenirla es que hagas una serie de ejercicios para esta zona específica. En esta ocasión, será el médico o el fisioterapeuta quienes determinen los ejercicios a realizar. En general, se centrarán en fortalecer la zona lumbar para que la musculatura sostenga la columna y las vertebras en su posición normal. Por ejemplo, están indicados los abdominales hipopresivos o ejercicios como montar en bicicleta estática, inclinando ligeramente la espalda hacia adelante.

Ejercicios prohibidos para la estenosis lumbar

Además de hacer ejercicio físico con periodicidad, también deberás realizar cambios en tu día a día. Sobre todo, debes evitar todas aquellas posturas en las que tengas que forzar la espalda, aparte de no ser conveniente que cojas mucho peso. Cuidado también con agacharse mal a recoger, por ejemplo, un objeto que se haya caído.

Cirugía para la estenosis lumbar

A veces, cuando el dolor es continuado y frecuente, el médico puede indicarnos la conveniencia de tener que pasar por el quirófano para solucionar este problema de salud. Esto sucede cuando no puedes hacer tu vida normal. En estos casos, se valorará además la cirugía que está más indicada a cada paciente.

  • La laminectomía lumbar: esta es la cirugía más común para este tipo de patologías. Esta técnica consiste en hacer una microdescomprensión para evitar la presión y que el cirujano pueda eliminar la parte lesiva del disco.
  • La facetectomía: también conocida como foraminotomía, consiste en eliminar una parte de la estructura ósea, que se localiza en el canal raquídeo.
  • Los distractores de la apósifis interespinosas: estos son otra opción. En este caso, la cirugía consiste en poner unos dispositivos entre las estructuras óseas para que se abran y se alivie la presión en la zona del raquídeo.
  • La descomprensión microendoscópica: también llamada cirugía microendoscópica, se diferencia por emplear una técnica para descomprimir la zona a través de un tubo para que el tejido blando no se vea muy afectado y la recuperación del paciente sea mucho más rápida.

Estas son las principales cirugías y otros consejos que te hemos contado en unCOMO para que sepas qué hacer y cómo tratar la estenosis lumbar. Pero, te recordamos que no es bueno automedicarse y que siempre se debe acudir al médico para que prescriba el tratamiento más adecuado y determine si es o no necesario que pases por el quirófano para solucionar estas molestias.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tratar la estenosis lumbar – te lo contamos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Source link

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!