Cómo quitar un tic en el ojo

Un tic en el ojo puede ser muy molesto si se mantiene en el tiempo. En general son de corta duración, se prolongan unos minutos, pero si duran más tiempo, pueden generar ciertas limitaciones a la hora de realizar las actividades del día a día. Estos espasmos incluso pueden llegar a cronificarse y provocar otro tipo de problemas y dolencias a nivel del sistema nervioso.

Existen diversas formas de tratar y calmar un tic nervioso ocular. Algunas son específicas y puntuales para eliminar o disminuirlos, y otras se centran en el tratamiento de las posibles causas que están produciendo ese movimiento involuntario. Si es puntual, es suficiente con realizar ciertos ejercicios, pero si persiste en el tiempo conviene averiguar su causa. En unCOMO te explicamos cómo quitar un tic en el ojo y sus posibles causas, para evitar que se cronifique.

Qué es un tic en el ojo y sus posibles causas

Un tic en el ojo u ocular es un movimiento involuntario y persistente que se produce por la contracción de los músculos sin que estos sean controlados de manera voluntaria. En general, su duración suele ser corta pero si se mantiene en el tiempo o se repite con asiduidad puede ser muy molesto. Cuando se convierte en algo más usual se le denomina blefaroespasmo.

Existen diversas causas que provocan un tic en el ojo de este tipo. Aquellos que son puntuales se suelen producir por un problema momentáneo en los ganglios basales o por un exceso puntual de dopamina en el cerebro. Si se repite de manera asidua sus causas pueden ser el estrés y la ansiedad, la falta de sueño o cualquier tipo de trastorno en el descanso, ojos secos, o el consumo excesivo de sustancias como el alcohol, la cafeína o la teína.

Hay ciertos ejercicios que ayudan a controlar y eliminar un tic en el ojo u ocular que se produce de manera puntual, como los que detallamos a continuación.

Relaja los músculos

Para acabar con las contracciones involuntarias que producen los movimientos incontrolados de los tics oculares, se pueden relajar los músculos que rodean la zona ocular. Para ello se recomienda realizar un masaje durante aproximadamente 1 minuto. ¿Cómo se hace?

Con el dedo índice y el dedo corazón se comienza el masaje en el párpado inferior, con movimientos circulares, apretando para destensar la zona, pero no demasiado fuerte, ya que es una parte delicada del rostro. Se hará durante 30 segundos, tras los cuales se pasará al párpado superior, que también se masajeará utilizando los mismos dedos y de forma circular, otros 30 segundos. Está demostrado que este masaje fortalece la zona muscular que rodea el ojo.

Parpadea rápidamente

Uno de los movimientos más recomendados para intentar disminuir o quitar un tic en el ojo es parpadear de una forma rápida y constante durante 40 segundos. De esta forma, los músculos de la zona ocular se relajan y, además, se generan lágrimas que ayudan a lubricar el ojo, lo que en la mayoría de casos provoca que el tic desaparezca.

Además, al producir lágrimas desaparece la sensación de sequedad en los globos oculares y se limpian, de manera que hay menos riesgo de desarrollar infecciones y otros problemas.

Aprieta los párpados

Otro ejercicio muy recomendado para aumentar la fuerza de los músculos que rodean el ojo es apretar con fuerza los párpados y mantener los ojos cerrados así durante al menos 1 minuto. Es aconsejable repetirlo hasta 4 veces o hasta que el tic disminuya o desaparezca del todo.

No solo aumenta la fuerza muscular de los músculos oculares, también ayuda a la relajación de toda la zona que rodea al ojo y hace que se generen lágrimas que son necesarias ya que, como hemos comentado, alivian la sequedad del ojo y lo limpian para prevenir posibles problemas.

Terapia con agua

También se puede recurrir a varios tipos de hidroterapia para aliviar un tic en el ojo. Se aconseja utilizar el agua de dos formas:

  1. En primer lugar, se puede usar un cubito de hielo, que previamente envuelto en un paño para evitar irritación o quemadura de la piel que rodea el ojo, se coloca encima de toda la zona ocular. Se recomienda no aguantar mucho tiempo, dada la sensibilidad de la zona. Unos 10 segundos son suficientes, y se puede repetir la aplicación hasta seis veces.
  2. También se puede alternar agua fría y caliente. Primero se pasará un cubito de hielo envuelto en un paño, y después se aplicará una bolsa pequeña de agua caliente. Alternando cada diez segundos ambos procesos se consigue que los vasos sanguíneos se contraigan con el agua fría y luego se dilaten con la caliente, mejorando la circulación de la zona y generando más lágrimas.

Lágrimas artificiales

Ya que una de las causas más comunes del tic del ojo es la sequedad ocular, se pueden aplicar lágrimas artificiales, que ayudan a acabar con el problema, lubricando correctamente el globo ocular.

También se puede recurrir a suero fisiológico y a colirios especiales, que no sirven para lubricar el ojo y tratar la sequedad pero pueden servir para tratar otros problemas en la piel del globo ocular, por lo que siempre se deben usar cuando se consulte previamente con un especialista y este dé el visto bueno.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Source link

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!